El privilegio de experimentar el amor de Dios a través de las pruebas

espiritualidad vida cristiana
💡America Academics - Dr. Julio C. Salas
El privilegio de experimentar el amor de Dios a través de las pruebas
18:46
 

 A menudo, los creyentes a lo largo de la vida experimentamos diversas pruebas y dificultades que suelen presentarse en diferentes formas y grados. Algunas de estas pruebas pueden surgir a partir de diversas circunstancias tal como como las enfermedades, pérdidas, desafíos financieros, relaciones difíciles o situaciones similares. De primera impresión, para algunos puede parecer contradictorio, y para otros hasta negligente o masoquista afirmar que sea un privilegio experimentar el amor de Dios en medio de las pruebas y dolores. Sin embargo, a la luz de la Biblia, la Palabra de Dios, sin errores, infalible, y suficiente, lograremos ver que, aunque humanamente dolorosas o incomodas, las pruebas pueden ser valiosas oportunidades que Dios nos presenta para experimentar de manera más cercana Su amor providencial y Su corazón misericordioso de una manera muy especial, profunda y significativa.

En este artículo exploraremos el concepto del privilegio de experimentar el amor de Dios a través de las pruebas y de cómo estas pueden fortalecer nuestra fe y nuestra relación con Él.

Primeramente, las pruebas nos ofrecen oportunidades de crecimiento espiritual. Las dificultades pueden poner a prueba nuestra fe practica en Dios y confrontarnos con nuestras propias limitaciones. Las pruebas nos ponen en nuestro lugar de total limitación humana. Nos regresa a la realidad de nuestra humanidad limitada, dependientes de Dios y que no tenemos el control absolutamente de nada. Creemos muchas veces que podemos manejar las circunstancias a nuestro favor, pero todas esas circunstancias pueden ciertamente cambiar en un abrir y cerrar de ojos. El creyente comprende que Dios está en absoluto control de todo.

Al observar las cosas desde la perspectiva de la voluntad de Dios, las pruebas nos brindan oportunidades de acercarnos más a Dios, de crecer en nuestra fe y sujeción a Él, y experimentar el amor de Cristo de una manera más profunda. Después de todo los seres humanos, y más aún quienes somos cristianos, hemos sido creados y llamados para adorar a Dios y darle gloria. Dios está formando nuestro carácter por medio de las pruebas.

Es en estos momentos de dificultad que somos llamados a depender de Dios, buscar su guía y su fortaleza, y confiar en su fidelidad. Estas experiencias nos permiten conocer a Dios de una manera más íntima y desarrollar una mayor confianza en su amor y cuidado por nosotros.

El Apóstol Santiago, hermano de nuestro Señor Jesucristo escribe, “Hermanos míos, considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas, porque ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada." (Santiago 1:2-4).

Segundo, experimentamos el consuelo del Espíritu Santo de Dios en medio del sufrimiento. El Señor no es ajeno al sufrimiento que experimentamos en la carne. Dios permite que los cristianos bebamos del cáliz del dolor y el sufrimiento para poder experimentar Su consuelo y liberación divino. Una pregunta que muchos creyentes se hacen es ¿Porque Dios permite que cosas adversas sucedan a sus hijos? ¿Y porque cosas adversas les ocurren incluso a aquellos creyentes más obedientes? Aunque la Biblia nos ofrece revelación clara y contundente, posiblemente una respuesta definitiva y mas clara la obtengamos cuando estemos frente en la presencia de Cristo en la eternidad donde podamos hacerle todas las preguntas posibles sin estar atados a la comprensión limitada de nuestra humanidad presente aún en proceso de santificación; sin embargo, lo cierto es que en este mundo corrupto y lleno de pecado, los creyentes que se esfuerzan por ser íntegros y fieles a Dios van a atravesar por todo tipo de aflicciones incluyendo en sus propios cuerpos, como dijera Jesús, “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). Un ejemplo muy conocido en la Biblia, en el Antiguo Testamento es la historia de Job quien lo perdió todo casi de la noche a la mañana y que experimento aflicción en su propio cuerpo. A finales, aunque Dios le restituye todo lo perdido, lo mas importante fue que Job pudo conocer y experimentar a Dios de una manera totalmente renovada de tal forma que escribe, “Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti. ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento? Por tanto, yo hablaba lo que no entendía. Cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía.” (Job 42:2-3) Ciertamente Dios es incomprensible.

Dios está cerca de los quebrantados de corazón y es nuestro refugio, gozo y esperanza en tiempos de angustia. A través de las pruebas, podemos experimentar el consuelo y la paz que solo Dios puede dar. Su amor incondicional nos envuelve incluso en los momentos más oscuros, brindándonos una esperanza y seguridad en su plan y propósito para nuestras vidas. El Rey David, quien atravesó muchas dificultades, nos recuerda, inspirado por Dios, que, en su experiencia personal, Dios promete estar cerca de nosotros en medio de las pruebas y dificultades, "Cerca está el Señor de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido." (Salmo 34:18). El propósito más allá de nosotros es que podamos también ministrar a otros que estén experimentando situaciones similares a las nuestras. Como el Apóstol Pablo escribiera a los Corintios, “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que, con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren." (2 Corintios 1:3-4). Dios es el Dios de toda consolación y nos dará el privilegio de ser instrumentos de consolación a otras personas.

Tercero, Dios revela su gracia y misericordia de una manera que nos susurra a los oídos: Las pruebas también nos permiten experimentar la gracia y la misericordia de Dios de una manera tangible. Cuando nos encontramos en situaciones difíciles, a menudo descubrimos que Dios provee lo que necesitamos, ya sea fuerza, sabiduría, provisión material o apoyo emocional a través de otras personas. Todo esto dentro de los tiempos de Dios. Estas experiencias nos muestran cómo Dios usa nuestras pruebas para revelar su amor y su cuidado en formas que quizás no hubiéramos experimentado de otra manera. En otras palabras, es como Dios nos estuviera susurrando a los oídos diciéndonos que El esta a cargo de la situación y que simplemente nos dejemos experimentar su amor y providencia. Creo que es importante aprender a descubrir la presencia de Dios en nuestras vidas por medio de prestar atención a los detalles mas aparentemente silenciosos, pero que Dios utiliza para susurrar a nuestros oídos espirituales.

El escritor del libro de Hebreos escribe, “Por tanto, acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos” (Hebreos 4:16). En efecto, cuando vivimos en comunión con Dios, podemos acercarnos confiando en que Dios nos ama y que cualquiera sea la circunstancia que no esté agobiando, Dios nos sigue amando y sobre todas las cosas quiere que le demos toda la gloria a Él por medio de nuestra aflicción. Aquí es importante pedir a Dios que en todo sea Su voluntad y no la nuestra.

El Apóstol Pablo, le escribe a la iglesia en Filipos, “Mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús”. Aquí es importante recalcar que las riquezas a las que Pablo se esta refiriendo son las “riquezas en Cristo Jesús” no riquezas materiales. Ore por que la voluntad de Dios se haga manifiesta en su vida por medio de la aflicción que está atravesando y pida en oración por bendiciones espirituales que le permitan tener una relación cada vez más cercana con Dios.

Cuarto, Cristo puede utilizarnos como instrumentos de testimonio útiles para ministrar a otras personas: Cuando atravesamos nuestras pruebas dignamente con fe y confianza en el poder de Cristo, nuestro testimonio se vuelve poderoso. Nuestro testimonio y ejemplo de cómo experimentamos el amor de Dios en medio de las dificultades puede ser una fuente de inspiración y esperanza para aquellos que nos rodean incluso si nos tocara morir físicamente. Aunque todos anhelamos vivir lo máximo posible, es interesante que como el impacto de quienes ya partieron a la presencia de Cristo es más fuerte incluso que cuando estuvieron en vida. Esto me hace recordar a las palabras de Cristo, “En verdad, en verdad os digo que, si el grano de trigo no cae en tierra y muere, se queda solo; pero si muere, produce mucho fruto.” Juan 12:24. Solo se los dejo como reflexión. Sin salirme del tema, lo cierto es que, a través de nuestras experiencias, podemos hablar en carne propia del poder transformador del amor de Dios y cómo Él puede caminar con nosotros a través de las pruebas hacia una mayor madurez y por ende a un mayor crecimiento espiritual.

Jesús dice, "Así brille la luz de ustedes delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo." (Mateo 5:16). Creo que Dios nos ofrece consolación para nosotros ser vehículos de consolación a quienes experimentan dolor similar al que hubimos atravesado. Pero a ultimas es propósito de ser utilizados como vehículos de consolación, especialmente s los no creyentes, es que seamos utilizados como vehículos de salvación para las personas que aun no conocen a Cristo puedan venir ante Cristo en arrepentimiento genuino y sea salvos. Esa es la voluntad de Dios.

Pablo nos ofrece una perspectiva que es digna de meditar. Escribiendo a los creyentes en Corinto, el escribe, "Si somos atribulados, es para su consuelo y salvación; y si somos consolados, es para su consuelo, que produce en ustedes la paciencia para soportar las mismas pruebas que nosotros sufrimos." (2 Corintios 1:6). Lo que Pablo está diciendo es que tanto las tribulaciones como el consuelo que él y sus compañeros de ministerio experimentaron tienen un propósito más amplio y trascendental que la experiencia en sí mismos. Estas dificultades y consuelo no son meramente incidentes aislados en las vidas personales de ellos, sino que están destinados a tener un impacto en los corintios y en otros creyentes. Es más, hoy en nuestros tiempos, dos milenios y tanto mas tarde, aun las tribulaciones y experiencias de los creyentes del primer siglo, en este caso de Pablo, siguen siendo utilizadas por Dios como inspiración a los creyentes de nuestros tiempos.

Concluyendo, aunque enfrentar pruebas y dificultades pueden ser experiencias difíciles y desafiantes, es necesario recordar que también es un privilegio experimentar el amor de Dios en medio de ellas. A través de las pruebas, podemos crecer en nuestra fe, experimentar el consuelo divino, conocer la gracia de Cristo. Las pruebas nos ofrecen oportunidades de crecimiento espiritual, nos permite experimentar el consuelo del Espíritu Santo de Dios en medio del sufrimiento, nos revela la gracia y misericordia de Dios de una manera que nos susurra a los oídos, y podemos ser utilizados como instrumentos de testimonio útiles para ministrar a otras personas.

Espero que este articulo haya sido de bendición para su vida esperando que al final de su lectura usted haya logrado acercarse un poco más a Dios por medio de la fe de su hijo Jesucristo.

Le mantendré en mis oraciones. En el amor de Cristo, su amigo y hermano en Cristo.

Dr. Julio C. Salas

Stay connected with news and updates!

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.
Don't worry, your information will not be shared.

¡Manténgase conectado con noticias y actualizaciones!

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.
No se preocupe, su información no será compartida.

IMPORTANTE: En América Academics tomamos muy en serio nuestra política anti-spam. Al registrarse usted está suscribiéndose voluntariamente a la Lista de Correos Sí Deseados de América Academics. No enviamos spam o correo no solicitado, solo correos sí deseados. Puede darse de baja en cualquier momento.